martes, 2 de abril de 2013

AUSENCIA DE BARATILLO

(Escrito el miércoles santo). Hoy daban igual los radares, Indiana y hasta el anticiclon...hoy no he tenido Baratillo. Los hombres a veces nos ponemos metas y aspiramos a ser felices. Cada uno como buenamente puede. Yo decidí hacer una ofrenda y me la aceptaron. Me tocaba cumplir. Buscaba el consuelo en las fotos, en rincones q nunca habí­a pisado. La prorroga de Baratillo llegaba con el Carmen por la Alameda. Miraba mis calcetines, eran marrones, no negros, y estaban dentro de mis zapatos y sin marchar de albero. El nudo de la garganta comenzaba a apretarse. Era demasiado extraño, ver aquellos nazarenos rojos brillantes que sólo había visto en fotos. Transcurrían las horas, ahora estaría en el Santo Angel, ahora la Campana. Tenía que llorar y lloré. Poco antes de que mi Caridad llegara a la Campana. Por la Avenida les llegó la lluvia y volvimos para casa antes de que mi cofradía se cruzara en mi camino. Ofrenda cumplida ojalá el año que viene pueda acompañaros...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Promesas no son promesas si no cuesta lo ofrecío hermano. Un abrazo fuerte y tranquilo que el año que viene estarás en tu sitio; si Dios quiere te quedan decenas de Miércoles Santos. Antonio Bonachera

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...