sábado, 19 de mayo de 2012

SIN CÁMARA

Es ir sin cámara y aparecer. Llegar ese instante mágico en el que un momento se convierte en eternidad. Para eso a veces quedan los teléfonos. Unas máquinas endemoniadas que cuando se deciden a ayudar al recuerdo no tienen precio.

No hay comentarios:

La Gandinga de Triana

El sol apretaba, aunque al cruzar la esquina el frescor de la Marisma Madre rivalizaba con el picor del Astro Rey. La Carreta con "la C...