sábado, 19 de mayo de 2012

SIN CÁMARA

Es ir sin cámara y aparecer. Llegar ese instante mágico en el que un momento se convierte en eternidad. Para eso a veces quedan los teléfonos. Unas máquinas endemoniadas que cuando se deciden a ayudar al recuerdo no tienen precio.

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...