miércoles, 22 de febrero de 2012

TODA LA VIDA

Toda la vida pensando en el porque de tu gesto. Porque apoyabas la mano sobre tu craneo enhiesto. Cavilabas o pensabas, parecías pensar cierto. Aunque no me convencias, pues tu no llevas cerebro. Y ahora que estas expuesta se lo que vas haciendo, pues al no tener orejas. Intentas oir tus sueños. Así que cruzate Orfila y no debes esperar más para irte tu encargando un implante coclear. Y si por fin me haces caso te sonará raro Sevilla oiras por primera vez, el aire entre tus costillas.

No hay comentarios:

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...