lunes, 20 de febrero de 2012

DOMINGO

Entre el sol y la ternura de tu iglesia te encontré. Repleto de muerte y de sosiego. Tenías mi alma prendida en tus clavos.La cabeza prendida sobre el pecho con los ojos entreabiertos deseosos de luz.Nunca una muerte fue más dulce que la tuya. Fuera la ciudad seguía corriendo(nunca mejor dicho).

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...