jueves, 9 de febrero de 2012

LOS DÍAS MALOS

Lo mejor de un día malo, es darte cuenta de las personas tan buenas que te rodean. Esas que te miman y te dicen que un mal día pasa en 24 horas. Y siempre su sombra la del Señor de la Costanilla alta, el que me envió su sonrisa para los días en los que la vida se convierte en insoportable.

1 comentario:

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

¡Venga "parriba" Antonio, que tú no te puedes permitir esos bajones!
Una propuesta: cinco minutos en ese banco de San Nicolás que tú sabes que me gusta, y un ratito de charla con Santi y Antoñito con una copita de Martes Santo de por medio.
Un abrazo

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...