jueves, 11 de febrero de 2010

OJOS DE PASION


Se cerró la noche en pasión y en recuerdos. Aquel día al final no había llovido. Y llegó con tiempo a la capilla. La ciudad estaba fría, muy fría. Y siguió pensando todo su camino y rezando y recordando mientras la luna de polvorón empezaba a recortarse.

1 comentario:

NATURAL DE SEVILLA dijo...

Eso de la luna de polvorón te ha quedado para comérsela. Continua inspirándonos...