jueves, 11 de febrero de 2010

OJOS DE PASION


Se cerró la noche en pasión y en recuerdos. Aquel día al final no había llovido. Y llegó con tiempo a la capilla. La ciudad estaba fría, muy fría. Y siguió pensando todo su camino y rezando y recordando mientras la luna de polvorón empezaba a recortarse.

1 comentario:

NATURAL DE SEVILLA dijo...

Eso de la luna de polvorón te ha quedado para comérsela. Continua inspirándonos...

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...