jueves, 19 de noviembre de 2009

NOVIEMBRE SIN VIOLETAS


Los días pasan efímeros. La luz dura muy poco, tan poco como el recuerdo de los que se han ido, en un día monótono. A veces pinceladas de vida en la muerte. A veces la melancolía pasea con abrigos oscuros. Transcurren las níveas cruces a una velocidad de vértigo. Se ve la muerte distinta pensando en tus besos.

4 comentarios:

NATURAL DE SEVILLA dijo...

¡ay, qué lástima de mi comadre...que solita ma dejao!

Anónimo dijo...

¡ Que horror el que viva en los pisos de la foto, con esas vistas !

Juanma dijo...

Qué bonita la frase final.

Un abrazo, Canónigo de mi arma.

La gata Roma dijo...

Tengo una relación rara, especial y normal con la muerte… También tengo un frasco de agua de violetas, me hace gracia usarlo de vez en cuando… es como un perfume antiguo, del estilo a Maderas de Oriente y esas cosas que usaba mi abuela….
En fin, nada tiene mucho sentido, como la lluvia que sólo cayó hoy en tu barrio…