jueves, 19 de noviembre de 2009

NOVIEMBRE SIN VIOLETAS


Los días pasan efímeros. La luz dura muy poco, tan poco como el recuerdo de los que se han ido, en un día monótono. A veces pinceladas de vida en la muerte. A veces la melancolía pasea con abrigos oscuros. Transcurren las níveas cruces a una velocidad de vértigo. Se ve la muerte distinta pensando en tus besos.

4 comentarios:

NATURAL DE SEVILLA dijo...

¡ay, qué lástima de mi comadre...que solita ma dejao!

Anónimo dijo...

¡ Que horror el que viva en los pisos de la foto, con esas vistas !

Juanma dijo...

Qué bonita la frase final.

Un abrazo, Canónigo de mi arma.

La gata Roma dijo...

Tengo una relación rara, especial y normal con la muerte… También tengo un frasco de agua de violetas, me hace gracia usarlo de vez en cuando… es como un perfume antiguo, del estilo a Maderas de Oriente y esas cosas que usaba mi abuela….
En fin, nada tiene mucho sentido, como la lluvia que sólo cayó hoy en tu barrio…

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...