viernes, 13 de noviembre de 2009

Q. B. E.



Larga se hacía la calle anclada en la memoria, de la que me arrebató tu sonrisa. Largas eran sus esquinas y triste el acerado hasta que aparecieron tus besos. Desemboqué en otra calle, aquella donde tu amor me devolvió la alegría.

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...