jueves, 26 de noviembre de 2009

PRINGÁ


Miré tus carnes con deseo. Observé tus volutas de grasa con la devoción de un enamorado. Me daba pena desmontarte. Estabas hermosa, incitante y sobre todo muy caliente. Preparé mis armas mendrugueras, una en cada mano. Y entré en ti y tu en mi y nos unimos para siempre.

10 comentarios:

Zapateiro dijo...

Qué bonita declaración de amor, me ha encantado.

Fran Silva dijo...

Eso si que es un buen matrimonio....

sevillana dijo...

Y yo tras i operación de hace unos días sin poder comer nada de nada de grasa con lo buena que se ve esa pringá.

El callejón de los negros dijo...

¡Es una pringá con papeles!

Diego Romero dijo...

Yo le echo sacarina... A los palos de nata también.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

¡Iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiu!
Que me gustan los temblores del tocino, miarma
Espero que la siesta posterior fuera de baba por la comisura de los labios.
Un abrazo

Juanma dijo...

Purito eroticón sevillano...fantástico.

Un abrazo, Canónigo de mi arma.

Moe de Triana dijo...

Ayyyy...Corta pan como pa un bautizo, que no veas que homenaje...

Un saludaso.

El Caliz de la Canina dijo...

Ufffff son ardores, ardores que matan,ardores que gustan,ardores de pasión .....

Que rica miarma.Las cosas que dá un potage.

Un abrazo canino.

La Canina seguirá cavilando ....

dama dijo...

Lujuria gastronómica, ¡que mayor placer!