lunes, 10 de agosto de 2009

REGRESOS


Se quebró la madrugada en recuerdos a la vuelta del enésimo paseo en la playa. Sus ojos, su sonrisa, el sol, el mar y esas ganas de vivir que te surgen cuando el cuerpo relaja tempestades diarias y tu único interés es disfrutar. Bajábamos la A49 y sólo pensé un par de cosas el año próximo (si Dios quiere) cuando volvamos por ese camino ambos iremos a la misma casa y la segunda fue un suspiro de alivio, la Giralda seguía allí.

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...