viernes, 19 de junio de 2009

AMANECERES


Aquel tuvo el beneficio de su sonrisa. Aún no había nacido la luz aquella mañana y ya había visto sus ojos. Cuando Ella entró a trabajar yo crucé el Puente y tras santiguarme ante la Virgen del Carmen vi los primeros destellos de la mañana elevarse por la Catedral. Pasee por las calles cuando aun estaban semi -desiertas y me traje un par de fotos de una Sevilla naciente. El principio de un viernes llegó con unas luces increíbles y su mensaje en mi móvil, sonreí y seguí absorto con esos rincones.

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...