martes, 5 de diciembre de 2017

ACUEDUCTO


Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de un viaje de invierno, porque como dijo algún sabio todo lo bueno se acaba, y se quedó tan ancho. Luces de otoño invernal colándose entre piedras milenarias. Ya no soportan agua pero si la historia de una ciudad atada a sus arcos.Para los menos profundos irás siempre atado a una lata de fabada.

No hay comentarios:

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...