martes, 22 de abril de 2014

SAVORANOLA NO TE METAS EN "NA"

Acaba la Semana Santa y volvemos la vista atrás, con esa mirada de nostalgia y pellizco allí donde el alma se entrecruza con el cuerpo. En ese recóndito espacio del sentido donde sentimos de verdad. Sin tapujos. Donde lloramos con el corazón y perdemos la noción del perro mundo en el que nos toca vivir. Me quedo con muchas imágenes. Desde la cuaresma salpicada de recuerdos y emociones al domingo de Resurrección, aunque por desgracia cuando me fui a levantar para ver el cierre de la Semana Santa en forma de cofradía que es la Resurrección ya sabía por amigos que la lluvia nos había dejado sin pleno. Me quedo con eso...,¿o sigo?. Sigo con las demostraciones de incivismo, con la pitada a un paso por no tocar marcha en un tramo que acababa en relevo,con la perdida de identidad de cofradías que han pasado de la alegría del barrio a la seriedad mal entendida(se de lo que hablo), de las famosas sillitas, de la pérdida de la cultura de la bulla, de los palios a la carrera,de los malos capataces, de los costaleros figurones, de los nazarenos que no saben lo que significa vestir una túnica, del fotográfo aficionado que me acusó de poco profesional por no quitarme cuando el estaba con una pose más propia del Kalahari que de la calle Laraña(habiendo sitio de sobra incluso delante mía), de la de microfonos que entrevistan a los respiraderos y estropean fotos e imágenes, de los carritos tobilleros, de la nazarena comiendole los morros al novio en la puerta del Perdón,..., y de esa interminable hoguera de las vanidades que en 1497 el monje Savonarola usó para quemar todo lo accesorio. Mejor no, mejor me quedo con esos pellizcos que provocan esa nostalgia que tengo ahora mismo, me quedo amparado en tu manto Caridad. Menos de un año para que Cristo vuelva a morir y resucitar en Sevilla, en Santa Marina para más señas.

domingo, 13 de abril de 2014

MI TÚNICA AZUL

Tal vez sea el último. La Esperanza me lleva a desearlo y a esperarlo. Puede que este sea mi último miércoles Santo sin mi túnica. Ojalá Madre mía, ojalá vuelva el 2015 a acompañarte.

miércoles, 9 de abril de 2014

CARTA AL PADRE CAUTIVO

Hoy te he visto Padre mio. Hoy tu mirada a vuelto a cruzarse en mi camino, como tantas veces...Y es que hoy nuestros queridos hermanos(ya mismo con papeles) de Santa Genoveva nos habían invitado para verte subir a tu paso. Me acompañaba o yo a Ella, mi esposa, ese angel de amplia sonrisa y corazón eterno, que cruzaste en mi camino cuando los senderos del dolor y la desesperanza se habian hecho fuertes en mi vida. Ella entre tantas cosas que me ha dado me dió el quererte aún más Padre mio. Porque los Cristianos tenemos la suerte de tener dos padres y tu eres el que nos guías desde el cielo. Y volví a verte erguido e implorante, sujetado por manos que te abrazaban como ese bien más preciado, como ese clavo ardiendo al que acudir cuando la ponzoña rebosa a nuestro alrededor. Para ese momento mi Esposa ya lloraba a mi izquierda, porque había vivido un instante a tu lado, tan cercano que se tradujo en lágrimas. Te vi frágil pero seguro en manos diestras elevarte al cielo de tu paso, mientras tu Madre Mercedes te miraba de reojo. A mi me dijeron una vez que los hombres no lloran, claramente quien dijo tal frase nunca te vio Padre mío subir al paso. Verte, mirarte y rezarte y todo el disco duro se reinició. Después de tantos días de cuaresma hasta los pies dejaron de dolerme. Ahora Padre mi esposa ya duerme y yo sigo repasando mentalmente tu salida de la sacristia y tu subida entre manos de hijos que te cuidan y miman como con un Padre debe hacerse. Salimos de allí después de tratar de agradecer el gesto que han tenido con nosotros (no quiero nombrar a nadie, para que no se me olvide ninguno)en forma de abrazos; nunca estaremos lo suficientemente agradecidos, una última mirada, un último abrazo a Eduardo (hombre a este no podía dejar de nombrarlo)y hacía el coche. La ciudad con un tráfico muy leve la cruzamos rápidamente, mi Lola, conducía y lloraba,y yo notaba como mis lágrimas empujaban por salir, y ambos hablábamos. Ambos teníamos tu mirada prendida en el corazón como ese bypass de fe, que hace que las penas pasen y la felicidad sea más fácil. Así llegamos aquí al hogar. Ahora el silencio se adueña de mi casa, Padre mío. Quedan menos de cuatro horas para que suene el despertador y yo no se como dormirme. Y es que he visto al Cautivo subir a su paso, y eso es muy grande. Tan grande que no quiero dormir, para poder seguir recordándolo. MIL GRACIAS A TODOS Y CADA UNO DE LOS QUE HAN HECHO POSIBLE QUE VIVAMOS ESTE INSTANTE

sábado, 5 de abril de 2014

NOCHES CAUTIVAS

A MIS GENOVEVOS, QUE SON MUCHOS... A veces Señor las noches son cautivas por falta de sueño y otras por ensoñaciones. En la segunda llegamos mi Mujer y yo a buscarte entre naranjos que se resistían a perder sus azahares antes de que tu pasaras. Te vi de lejos antes de salir a la Avenida, eras una silueta en contraluz de espaldas sobre una pared blanca. Y ahí me fijé en tu porte, erguido pero a la vez rendido al desaliento, como el que sabe que a partir de ese instante todo va a ser malo pero hay que asumirlo y vivir con ello. Al dar la vuelta hacia la Avenida te vi salir de frente de aquella calleja y volviste a mirarme como hace 17 años aquel lunes santo en el que recogí las llaves de la que si tu quieres será mi casa para siempre, a los ojos implorando y a la vez diciéndome "no te preocupes" "aquí estoy yo". No se Señor tu validez artística y sinceramente me importa lo mismo que si se puede criar berberechos artificialmente en Marte. Lo que si se Señor es que es mirarte a los ojos y una corriente de fe baja de mis ojos a mi corazón y a mi espina dorsal, como si supiera que tu eres el camino a seguir cuando la lluvía cae como de cemento las tardes de otoño. Lola y yo ibamos a acompañarte un rato, que se prolongó hasta que entraste. Gracias Señor por todo lo que me das a diario, por la salud, por mi Mujer, por mi familia, por este paro activo,...y por estas noches cautivas, que llegan poco a poco hasta inundar toda mi alma.

jueves, 3 de abril de 2014

EL PULITZER SEVILLANO

Una prensa cínica, mercenaria y demagógica producirá un pueblo cínico, mercenario y demagógico.( Joseph Pulitzer) Son las madrugadas de cuaresma propicias para la escritura. Y ayer recien llegado del merecido homenaje a Arte Sacro y a Nuria Barrera, me dió por pensar en el clima de crispación continua que hay en esta ciudad. No es algo que se pueda achacar a la crisis, es algo implicito a Sevilla y sus sevillanos. Aquí podía acuñarse aquello de "critica que algo queda", porque hagas lo que hagas te criticaran. Y se vino a mi memoria la famosa prensa-morada, que en la mayoria de los medios son periodistas que el resto del año compaginan esas letras sacras con información local. Leer las redes sociales es ver como casi todos los días despellejan a uno por lo menos por hacer su trabajo y es que recordemos que según la RAE periodismo es :"Captación y tratamiento, escrito, oral, visual o gráfico, de la información en cualquiera de sus formas y variedades.", captación y tratamiento, no vale con transcribir la nota de prensa, hay que interpretarla; que si una tunica parece un quimono(ejemplo al azar), tendrás que contar lo que te parece a ti, no solo el color y el material de que esta hecha. Si haces tu trabajo te daran. Luego estan los que critican la existencia de la prensa morada per se, eso si, bien que buscan esas líneas cuando necesitan saber horarios, cuando sale un conocido, cuando hablan de una imagen de sus cofradías,...., cuando necesitan a un periodista para que le haga su anuario, o cuando necesitan a ese incómodo fotógrafo para que le llene de instantáneas sus boletines. Estos nihilistas abogan por la extinción de esa prensa. Tratan de esconderse tras pseudónimos y los despellejan igual. Todas las profesiones tendrán sus ovejas negras, pero en esta parece que sólo valen para ser crucificados; a pesar de esto parece que existen los crucificadores profesionales que digas lo que digas te endiñaran sin remisión. Y a todo esto existe un grupo de personas que lo hacen de manera altruista, Arte Sacro a la cabeza y su legión de colaboradores (entre los que a veces me incluyo)que sólo intentamos difundir lo que rodea a nuestra Semana Santa,entre crucificadores profesionales, fakes inquietantes de twitter y anónimos incendiarios..., y a todo esto se me ocurre que si Joseph Pulitzer hubiera nacido por ejemplo en el Arenal, habría terminado poniendo una tasca de botellines helados y papelones de chacinas, que ahi, salvo que se estropee la cámara frigorífica no existe cabida para la crítica. CON CARIÑO PARA TODO AQUEL QUE SE DEDICA A LA PRENSA MORADA Y EN ESPECIAL AL X ANIVERSARIO DE MI GENTE DE ARTE SACRO...EA