viernes, 1 de noviembre de 2013

DE SANTOS Y DIFUNTOS

Allí estabas deslumbrante entre la oscuridad de tu ropa que denotaba la llegada de Noviembre. Pasaba la vida pausada y rápida por tu puerta y allí me quedé mirando tu mirar, tus ojos llorosos mirando a tu hijo. Allí no había IBEX, ni jalogüin, ni nada de nada. Sólo la verdad de tu mirada. La Piedad de tu gesto derramando el amor al mundo.

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...