sábado, 8 de octubre de 2011

PEDAGOGIA DE LA MADERA

Transcurre el mundo fuera. Donde el ruido de los coches, el FMI y Belen Esteban; te gritan al oido. Entras despacio y saludas al amigo Fran que sintió el afecto de tu mano en forma de contrato de trabajo. Miras y remiras una capilla a la que tantas veces he accedido. Una capilla donde tantas veces me refugié cuando fuera llovía dolor. Y ahora que su sonrisa me guia. Vuelvo hasta tus plantas para seguir aprendiendo. No se explicartelo porque no soy escritor y mis letras son pobres; y aunque las imagenes a veces me acompañan, no siempre mis fotos son lo que debería.Sin embargo 5 años de clases, estudios, examenes...,dicen que algo sé de enseñanza y pedagogía. Y la que encierra tu mirada es la del amor. El infinito amor por tus hijos. Si algo se aprende mirándote, Señor, es a seguir caminando por la vida. Allí saludé a mi amigo Fran que siguió en su puesto mientras me perdía por una calle cercana.

1 comentario:

Fran Silva dijo...

Ea... y ahora que te digo yo ?

Empatía sacra

" En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el paraiso." Esas palabras etéreas y eternas de nuestro Señor, la capacidad de...