martes, 2 de noviembre de 2010

EL HOMBRE QUE COLECCIONABA LA CRUZCAMPO(CAP. I)



Se había mudado a uno de esos barrios donde se oían mejor los fuegos artificiales de la feria de Alcalá que los de la de Sevilla. Estaba muy feliz aunque a veces le daba añoranza aquello de tener tan lejos las murallas. Era demasiado doloroso para él que el Bar Taquilla estuviese a más de una hora.

- Es como mudarte al cruce de las Cabezas

Uno de esos mediodías en los que de excursión fue al centro, un camarero amigo, le tendió un puente en forma de vaso.

- Toma miarma llevátelo pa que te tomes tus tanques en Córdoba Sur.....(continuará)


2 comentarios:

Mephistopheles dijo...

man dao ganas de llorar!

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Ofú, que lástima Antonio.
Saludos.

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...