miércoles, 24 de marzo de 2010

A VECES


A veces nos vamos a pensar en olivares, cuando nosotros somos más de naranjos. A veces nos perdemos en vericuetos metafóricos cuando sólo tenemos que asomarnos a las calles para ver pasar a Cristo. A las calles de las 3000, donde no hay aquella hoguera de las vanidades que poco a poco va creciendo cada vez más donde antes había creencias.

4 comentarios:

Fran Silva dijo...

TODA TODA LA RAZON
Un abrazo Antonio.

SoliDeoHonorEtGloria dijo...

¡Qué limpio es, Señor, tu paso,
caminando en el desnudo del dolor
que abraza el destino aceptado,
como un lirio profanado en su ser,
por vía elevada hacía la agonía,
y púrpura tu piel bañada de luna,
como la flor que renace por amor!.

Calleferia dijo...

¡Que gran verdad amigo, que gran verdad!. Y quién quiera ver que vea.

Un abrazo

R. Ríos dijo...

Cuanta razón, Bocoy de miarma, en tus palabras.

Un abrazo