miércoles, 23 de noviembre de 2016

NOVIEMBRE ACABA EN TUS OJOS
























Mañana cuando el frío de la mañana esté prendiéndose en cada esquina del Arenal. Y los reponedores se afanen  en hacer su trabajo cuanto antes. Y en el numero 13 aguardamos que abran. Hoy ha sido  tu besamanos y el lunes sigues abajo. Mientras Oscar enciende las luces tu rostro va iluminandose poco a poco, con esa insistencia que tienen las luces por apropiarse de tu cara. Yo este año estoy en León y faltaré a mi cita, este año no estaré allí sentado toda la mañana ante ti. Que decirte más Madre, que no te haya dicho ya. En tus ojos acaba noviembre, en tus ojos acaba la tristeza del negro de un mes negro y empieza la Esperanza del adviento. Te veré la semana que viene, ya estarás arriba, este año ha jurado mi ahijada y sobrina Lola, cuidamela, una más para pedirte dentro de los míos, que yo sin los míos, soy como sin ti, nada. Un beso Madre desde Castilla, un beso a esa devoción personal que tantas veces ha ejercido de cabo ardiendo, tu hijo el de los botones blancos.

No hay comentarios: