miércoles, 16 de marzo de 2016

TIEMPOS

Ahora llega sin más. El tiempo de la nostalgia. Nostalgia de cuerpos rendidos al inevitable transcurso del calendario. Ahora sólo hay q disfrutar del dolor de la partida. Ahora ya no oiremos voceros que tratan de arrebatarnos el legado de la fe basándose en la libertad mal entendida. Ahora Dios partirá de entre nosotros al encuentro de su destino y ningún ideólogo trasnochado podrá evitarlo. Ahora aquella foto deteriorada de la Virgen que mi abuela guardaba cobrará más sentido que nunca. El sentido de una fe inquebrantable. Bienvenida nostalgia...

No hay comentarios:

La Gandinga de Triana

El sol apretaba, aunque al cruzar la esquina el frescor de la Marisma Madre rivalizaba con el picor del Astro Rey. La Carreta con "la C...