miércoles, 13 de enero de 2016

CRÓNICA DEL ÁRBOL CAIDO

Ahora que ya veo con perspectiva nuestra derrota, leo y releo opiniones de allegados sevillistas que se vierten sin pensar en los sentimientos de alguien cercano como yo que no soy de su equipo. Aquello de "nacidos para dominar..." o llamarte a las claras "el eterno inferior..."' Falta de tacto o miramiento hacia personas que supuestamente aprecias y que tienes cercanas. Yo recuerdo donde vi su primera Uefa, con aquella barriga de Jimmy Floid y ese equipo al que fue muy fácil golear, veníamos de años de sequia futbolística en Sevilla y el Real Betis regó el huerto del éxito sevillano, con nuestra segunda copa del Rey y clasificandonos para Champions, entonces ellos eran humildes y yo recuerdo haber celebrado aquel título con ellos, porque amistades y familiares lo merecian. Después vendría el español en los penaltis y ahi empezaron a mutar en estos engreidos faltones que se han convertido ahora. Fútbol es sólo fútbol, aunque como dijo un filósofo francés, "todo lo que aprendi de la condición humana, lo aprendi en el fútbol". Yo sigo sin poder desear nada malo para familiares y amigos que surcan la orilla de Nervión, aunque me entristece mucho ver como se comportan algunos. En cuanto al Real Betis, yo me hice del Betis por algo metafísico que te lleva a luchar por causas perdidas, por aquello de apostar por David que una entre un millón acabaría con Goliath. Podemos ser inferiores deportivamente, aunque somos superiores mentalmente, yo sigo queriendo a mis sevillistas a pesar de que algunos comentarios demuestren nula sensibilidad para los que sentimos en verde. Como dijo alguien una vez, salud y Betis, y a mis sevillistas, sólo salud, que al fin y al cabo las personas estan por encima del fútbol y no puedo evitar quererlos.

3 comentarios:

belquiades dijo...

Sin lugar a duda alguna, creo que las palabras de cariño y respeto por el equipo nervionense le salen a usted del sentimiento de derrota y desesperación por el lamentable comportamiento de un equipo, que siempre a jugado en contra de sus aficionados. Le recuerdo el Loperismo y la masa embravecida por cambiar el super estadio que iba a ser más grande que el vecino, las copas del rey que tenía más que el vecino, (cosa que nunca fue cierta, tan solo en el nombre de SM el Rey). Tantos y tantos años oyendo que "quien no quiere al betis no quiere a su madre" y miles y miles de insultos, improperios y menosprecios que he estado oyendo durante mi vida de esa, como decis ustedes, gran familia bética.

Y hoy que mi equipo es grande, y nunca dejó de serlo, despegó con un entrenador que el betis echó, "Juande Ramos" y que ha conquistado 4 copas de la UEFA, supercopas copas del Rey y a pesar de todo, volveré a escuchar aquella historia del Chelsea bla bla bla.

Hace ya mucho tiempo que llego nuestro momento de hablar, de decir, de hacer leña del arbol caido, y aun mejor dejarlo en ceniza... La ciudad esta dividida en dos, por que somos así, Macarena y Esperanza, Sevilla y Triana, Betis y Sevilla, si eso no lo entiende usted, es por que a pesar de que sea de sevilla, no entiende la idiosincracia sevillana y recuerde que el que pisotea sus sentimientos es ese equipo que hace fichajes estrellas de viejas glorias que no sueltan de la mano el cubata en las discotecas sevillanas.

Canónigo Alberico dijo...

Yo hablo de mi experiencia personal. Y yo nunca, menosprecié a ningún seguidor del Sevilla porque amigos y familiares los cuento entre ellos. Si usted sufrió esa vejación verdiblanca y ahora quiere vengarse, usted es libre de hacer lo que quiera igual que yo soy libre de hacer y de escribir lo que me plazca. Saludos y salud.

Canónigo Alberico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.