viernes, 21 de marzo de 2014

LAGRIMAS VERDES

Empezaba Castle y allí seguía yo. Parado, quieto, aun secandome las lágrimas que habían brotado de la tensión. No debió de llegar esa loteria de los 12 metros, pero llegó. Y allí me dejó el Betis disfrutando de ese beticismo capaz de lo mejor y de lo peor. Perder es hermoso cuando lo hace el Betis, con jugadores dandolo todo, ese es mi Betis. El domingo volveremos a sentirte por las venas y gritarte Manquepierda...

No hay comentarios:

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...