viernes, 31 de enero de 2014

A MI HERMANO CHEMA( Q. E. P. D.)

Y es que así nos solíamos llamar por tantas y tantas cosa que tu y yo sabíamos que nos hermanaban. Hoy me he ido a enterar de que me faltas más o menos cuando tenía que estar transcurriendo tu misa en el tanatorio. Ay Chema, nos dejas sólos porque siempre era importante encontrarte al final de un teléfono, o cruzarme contigo en algo cofrade y hablarnos. Y darnos un abrazo verdiblanco. Y hablar de los Javieres y de la Virgen de Todos los Santos, mientras te contaba los pocos cotilleos cofrades que este que te habla sabe a veces. Ay Chema aun recuerdo un pregón en la Salle y la de veces que me diste las gracias por fotografiarte; cuando el agradecimiento era el mio por tener a un amigo como tu. No pasará un martes santo ni un partido del Betis sin dejar de recordarte. Descansa en paz hermano y reza por nuestras Almas, que nosotros rezaremos por la tuya.

1 comentario:

Pilar Manzano Gordillo dijo...

UN MILLON DE GRACIAS POR TU DEDICATORIA, A NUESTRO CHEMA, EN TU BLOG. UNA HERMANA JAVIER.