domingo, 30 de septiembre de 2012

AY CARRE

No quería escribir estas líneas porque estaba convencido de que no haría falta un apoyo supletorio. Pero como va más lenta de lo que queríamos tu recuperación te envio la mano de nuestra Madre. Coloreada de besos. De esos besos que son peticiones y ruegos. como todos los que se levantan en estos días por ti compañero. Aun te recuerdo poniendo botellines en la bañera de Alcazares por donde el viernes santo muy de mañana el mejor de los nacidos pasa sentenciado a muerte, escoltado por ti y los tuyos.Esa escolta de metal y plumas blancas que ahora añora tu regreso. A veces aún aparece por mi casa aquella diapositiva que con un compañero te tomé cerca de la plaza de los Carros un viernes santo frío de aguardientes en marzo.Ay Carre que tarde se ha hecho este domingo que cambia de mes. Voy a ver si duermo que mañana es lunes. Vuelve pronto. Muchos te esperamos.

No hay comentarios: