miércoles, 4 de julio de 2012

LUNA LLENA

Ay hermano que blanca se ve la luna desde esta distancia. Redonda como un polvorón de los de casa Moreno. Allí cerquita de Moratín donde tu y tu gente me guardais mi otra casa. Porque así lo siento. Desde que conocí a mi otra familia. La tuya. Entonces comprenderas que hoy me cueste dormir. Entenderas que esté recibiendo la madrugada mirando a la luna y sin sueño. Te envío los ojos de nuestras Virgen, para que nos cuide. Hoy necesitamos rezarle para saber que nada pasará. Que todo irá bien. Y Ella nos acompañará para lo bueno y lo malo. Y que sepas que tu hermano el calvo y gordo está aquí para ayudarte en lo que pueda. Un abrazo hermano.

No hay comentarios:

Empatía sacra

" En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el paraiso." Esas palabras etéreas y eternas de nuestro Señor, la capacidad de...