miércoles, 20 de julio de 2011

TRIANA



No lo se, quizás nunca lo sabré. Nunca sabré explicar la llegada de tus calles a mis sueños. Las infancias son las que marcan las vidas y tu entraste en la mía de la mano de mi padre, aquel hijo tuyo que nació en la cava de los gitanos y se crió por tus calles. No sé que es pero algo me llama cuando pasó de la capillita del Carmen aunque tengo parte de mi corazón prendido de la calle Alfarería.

1 comentario:

Juanma dijo...

¿Sabes dónde tengo yo esa parte de mi corazón? En Pelay Correa...vamos, que podemos quedar para una cervecita.

Un abrazo, Canónigo de mi arma. Para los dos.

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...