domingo, 31 de julio de 2011

RECUERDOS



Miró hacía atrás una tarde de verano, sin saber porque.Recuerdo aquella luz romana que me impactó; y es que a veces hay luces que se prenden de tu alma y no se bajan.

1 comentario:

Dama dijo...

Roma y sus luces siempre traen dardos al corazón.
Besazo.