jueves, 9 de junio de 2011

AY COMPAÑERO



A mi amigo Ignacio, peregrino de Sevilla

Ay compañero, salía tu hermandad. Esa que tanto significa para mi. Y allí estaba yo ejerciendo de fotografo una de las pocas gracias que la Virgen me prestó. Buscaba encuadres y composiciones que algún día pudieran servirme para algo, y allí andabas tu en mi memoria. Y es que compañero no hay peor jueves de Salvador que el de sentir tu pena tan cerca.
Avanzaban esas blancas carretas que tantos sueños se llevan prendidos. Siguiendo a ese altar de terciopelo y plata, que preside nuestra Virgen.Tenía en la memoria ese edificio de la SE-30 donde cargabas tu pena. Como hace nuestro Cristo el de la piedra. Seguí haciendo de fotografo aunque cada paso de buey que se acercaba a las 12, la hora del responso, más te sentía allí. Con tu sombrero de cinta blanca y tu porte isidoriano. Se rezó el angelus, sólo escribirte para que sepas que no me separé de tu carreta y que allí estabas conmigo compañero. Tendremos caminos por delante, espero, un abrazo.

No hay comentarios: