sábado, 23 de octubre de 2010

CARTA A LA MADRUGADA


Otra vez tu, otra vez llegaste casi sin esperarte. Me adentré en el día con la fuerza que da la vida, y sin pensar que llegarías has vuelto. Hoy mi amigo Fran me dijo que si había cerrado este rincón, y un día que llegaste (madrugada) muy cargada casi lo consigues. Casi transformo una entrada de texto hiper breve en un adiós. Ahora has llegado otra vez, pero hoy tengo la defensa de sus besos. La Esperanza siempre llega y aunque a veces se esconde, siempre te toca de refilón con su mano de estrellas.

Hola a todos, que no me voy a ningún lado, que no soy yo de dejar amigos atrás.

6 comentarios:

Desde Triana dijo...

Ole ahí !!

Anónimo dijo...

Yo no entiendo ná, pero por qué ibas a irte? Tú, aquí, con tu gente, de la que yo no formo parte pero te apoyo. El anónimo de buen rollo, no el otro.

R. Ríos dijo...

La mejor noticia es que continúes con tu rincón abierto al público, pues eres ejemplo para muchos otros que nos tiramos a la piscina de abrir un blog, espejo en el que nos miramos.

Canónigo, la red necesita tus pinceladas y tus fotografías. Un abrazo

sevillana dijo...

Qué nos ibas a dejar? ni se te ocurra, no sabes cuanto disfruto leyéndote y sobre todo viendo esas fotografías tan bonitas e interesantes que, hijo, no se de donde las sacas.
Saludos

El Caliz de la Canina dijo...

Ole con esperanza todo sale .....

Un abrazo canino de corazón artista.

La Canina seguirá cavilando ....

El Naranjito dijo...

Uff que susto. creí que se marchaba de verdad. Menos mal que la esperanza es de color verde
Siga deleitándonos.