miércoles, 7 de julio de 2010

CUANDO UNA TARDE....


De repente empieza con que Lopera se va, el final de la noche puede ser cualquiera. Y de repente llega la roja. Aquella de "a mi Sabino que los arrollo"; aquella de caer en cuartos, la de la noche de Queretaro, la del gol de Cardeñosa, la nariz de Luis enrique, los muertos de al ghandour, el balón de Arconada, el chopo Iribar, Bonano y sus 12 goles,....,y ahora llegan estos los chiquininos, el niño, Casillas,...y tantos y tantos, que bordan el fútbol y se han metido por derecho propio en la final, y me han dibujado una sonrisa, que se acentúa hasta el extremo cuando pienso que Lopera se ha ido esta tarde. Voy a besar a mi Mujer y vamos a tomarnos un limoncello fresquito que el día lo merece.

5 comentarios:

Juanma dijo...

Yo creo que fue un partidazo, grande, grande, grande...sobre todo Pedrito, ¿no?

Y a ver este Oliver por dónde nos sale, confianzas las mínimas.

Un abrazo, Canónigo de mi arma. A los dos.

Moe de Triana dijo...

Ayer disfruté mucho con el partido, fue como mirar a mundiales pasados y darte cuenta de que las tornas han cambiado.

Un saludo miarma.

El Naranjito dijo...

Sobre el tal Oliver: Fuerza y Honor, Paciencia y Esperanza (que dicen que es verde)

La gata Roma dijo...

Mi hermano amenaza con que este al primer pago no llega y vuelve don Manué, también es que si tenemos poco encima la prensa futbolística nos envenena…. Pero a ver por donde escapamos…
Lo mismo ese miércoles fue el día que todo cambió…

Kisses

Anónimo dijo...

que suerte poder disfrutar y contar que nosotros vimos la mejor generacion de futbolistas españoles que se recuerdan.
firma:
el justiciero de la calle feria