sábado, 18 de agosto de 2012

Y MARIA VIO A LA VIRGEN

Con la vista cansada de la vida se presentó a verte Rocío. Venía desde la calle Larga de Triana. De el barrio del que vio desde pequeña a los romeros ir desde muchas maneras para verte. Verte Madre. Verte con los ojos del alma. Con esos ojos que no necesitan abrirse para sentir tus ojos entreabiertos. Esos ojos gachos que apuntan todas nuestras peticiones. Maria te miró con el detenimiento que mereces hasta que la silueta de tu rostro le confortò. Su hijo , ese amigo que llegò tarde a mi
vida pero parece llevar largo tiempo en ella, me contó ese momento en el que le diste luz a los ojos de su Madre y me mandó esta foto de otros Rocios, de otros instantes, de otras miradas....


No hay comentarios:

Empatía sacra

" En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el paraiso." Esas palabras etéreas y eternas de nuestro Señor, la capacidad de...