miércoles, 9 de febrero de 2011

CARTA A LA GIRALDA



Aún recuerdo aquella librería que pisé sin cumplir los 16 y aquel poster, de un fotografo famoso, donde una jarra de azucenas de la Giralda en primer plano dejaba detrás toda Sevilla. Yo que he estado enamorado de la Giralda hasta que conocí a Lola, quise comprar aquel poster,aunque mi cámara era compacta yo pensaba que lo habría encuadrado mejor. Me dí con un freno, su precio. Para un estudiante de 2º de B.U.P. aquello era prohibitivo. Cuando poco después empecé en la platería, aquel poster había desaparecido de la circulación. Han pasado años. Y hoy por fin te tuve muy cerca, comprobé que aquel fotografo, con perdón no tuvo su día. Y tuve tus jarras de azucenas para mi en un atardecer. Desde que mi mujer me devolvió la alegría con sus besos ya no sueño con tus campanas. No cobraré lo mismo que aquel fotografo por su poster. Pero hoy he pagado mi deuda contigo y soy feliz.

P.D. Desde allí arriba las setas son igual de feas, parecen que sean de marquetería y hechas en Daddo Hobby.

3 comentarios:

Rosa G. Perea dijo...

Daddo Hobby... para comerte.
Ole!!

Jesús Galván dijo...

Me has hecho llorar tio!!!

E. Morillo dijo...

Gracias por dejármela en tu bocoy de hoy...

Un abrazo desde sus Pies...

E.

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...