jueves, 7 de enero de 2010

EL TIEMPO


Ya nos comimos los turrones y mantecados. Ya nació el niño y cambiamos de año. Ya vinieron los Reyes(por cierto buenos). Ahora a pensar en otra cosa, no encariñarse demasiado con el niño y arreando que vienen dando.

3 comentarios:

siempre de frente dijo...

pues si querido antonio,ahora llega la hora de dónde habita el peso de la huella histórica de esta ciudad,intramuros,convocatoria de cultos,serpentear por lineros,cordoba
,puente y pellon dandonos el gusto de ese manjar pituitario que es el incienso,el rancio siglo sevillano,las torrijas...en fin una amalgama de sinestesia que nos desdobla ...que te voy a contar yo a ti..buena entrada ,buen post,un abrazo

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Pero, sin coger ventaja, miarma.
Un abrazo

Juanma dijo...

Y las fotos, siempre tus fotos.

Un abrazo, Canónigo de mi arma.

La Gandinga de Triana

El sol apretaba, aunque al cruzar la esquina el frescor de la Marisma Madre rivalizaba con el picor del Astro Rey. La Carreta con "la C...