viernes, 25 de marzo de 2016

NACIDOS EN JUEVES SANTO

Pudiera llamarse Isabel. Pudiera ser que ha sido madre de su segundo y tercer hijo, los hermanos mellizos que convertirán su familia en cinco miembros. Su marido y padre de los tres hijos, Pepe, tiene el corazón repartido entre la calle Adriano y la calle Verónica. Costalero de la Caridad y nazareno del Cristo de la Salud. Y ahí estaba él, con el cuello aún caliente de las trabajaderas baratilleras y soñando una "madrugá" de canela y clavo, que Alejandra y Julio decidieron venir al mundo en Jueves Santo. Y pudiera ser que Pepe cuando volvía de comprar en la farmacia tantas cosas que necesita un recién nacido, se cruzara de frente con los portadores de Esperanza que cada Jueves Santo por la tarde llevan Esperanza e ilusión allí donde más se necesita. Imagino la sonrisa de Pepe cuando aquel centurión se acercó a su esposa y la vió emocionarse. Si pasan algún día por la calle Adriano, no duden en saludarle, estará tras la barra del bar taquilla sonriendo como suele hacer, mientras da de comer y beber y habla de semana santa, carnavales o fútbol con cualquiera que necesite una conversación amiga. Será el de las ojeras al menos los primeros meses, es padre de mellizos que nacieron en Jueves Santo, no se los tengan en cuenta.

jueves, 24 de marzo de 2016

PUENTE Y CIELO

A Fernando Carrasco, "ome por favor". Hoy ha sido miércoles, pero no un miércoles cualquiera. Hoy ha sido Miércoles Santo. Hoy ha sido día de toreria y cofradías. Hoy te escribo, si te escribo, aunque yo más que de escribir soy de disparar. "Tira fotos Carrasco", que dirías tu. Pero hoy vengo a escribirte, vengo a decirte que he estado donde más cerca de ti, esta tu Cristo de la Salud, en lo más alto del Puente, y ahi me he acordado de muchas tardes de cuaderno eterno, en la Puerta del Principe, en los "corralitos" de las hermandades, en el rinconcito del Arturo,...,hubo una vez un mes de Agosto de piscina en Sevilla Este y botellín helado arreglando la Semana Santa en la que me dijiste. Mi Cristo es el que más cerca del cielo llega. Y hoy sólo he podido recordar aquello y dejar caer dos lágrimas mientras el extremo de su cruz rozaba el celeste de un cielo eterno. Para aquellos que dicen que esto es siempre lo mismo. Eh Fernando, como cambian las Semanas Santas, de ausencias y presencias. No se lo que tardaremos en encontrarnos, no hay prisa. Sólo decirte que tu cofradía sigue hermosisima y que aquí hay un fotógrafo metido a juntar letras que te echa mucho de menos. Y más allí arriba en ese puente en el que el cielo toca a tu Cristo.

miércoles, 16 de marzo de 2016

TIEMPOS

Ahora llega sin más. El tiempo de la nostalgia. Nostalgia de cuerpos rendidos al inevitable transcurso del calendario. Ahora sólo hay q disfrutar del dolor de la partida. Ahora ya no oiremos voceros que tratan de arrebatarnos el legado de la fe basándose en la libertad mal entendida. Ahora Dios partirá de entre nosotros al encuentro de su destino y ningún ideólogo trasnochado podrá evitarlo. Ahora aquella foto deteriorada de la Virgen que mi abuela guardaba cobrará más sentido que nunca. El sentido de una fe inquebrantable. Bienvenida nostalgia...

sábado, 5 de marzo de 2016

A FERNANDO CARRASCO...

Aquí estamos compañero, ya ha entrado una madrugada nueva de Cuaresma y sigo con el alma encogida desde que sé que ya no estas. Sigo pensando en nuestra cita mañana a las 10. Y ahi no podremos hablar de tapas, teníamos una visita pendiente al bar Zapico. Tampoco podremos hablar de Musonda y de las elecciones del consejo, y que si Ignacio Pérez o José María Cuadro, arreglaran la Madrugá. No compañero porque ya te has ido, aunque no lo sienta así. Desde aquellas puertas del Principe al sol mirando el escaparate de las vanidades sevillanas, al rinconcito del Arturo,..., a quien le voy a contar ahora cuando descubra un menudo bueno, o quien me va a despertar a diario con ganas de vivir. Nunca pensé que tu me ibas a hacer llorar, porque siempre me hiciste reir. Así que cuando curemos este navajazo, empezaremos a recordarte sonriendo...Te has ido en el prólogo del gozo, hoy he visto tu nombre donde nunca quisiera haberlo visto, en una de las Marías de Guadalupe, el lunes Santo volveras a la Campana. También quiero que sepas que la exposición que la próxima semana vamos a inaugurar Fran Silva, Zamora, Ubeda y yo en el Mercantil, irá dedicada a ti. No me tengas en cuenta si no me ves mañana en San Bernardo, no tengo cuerpo para ver tu caja. No quiero ni pensar en Libia y en tus hijos. No quiero Fernando asumir que te has ido. La noche se está poniendo fría, aquí en nuestra Sevilla Este, está cayendo una niebla espesa,..., ya hace 24 horas de tu partida y no Fernando, no quiero asumirlo aún. Me quedo con aquel día en el cateca, iba a contarte cosas de Roma y acabamos bebiendo cerveza con Enrique Casellas y hablando de cofradías. Duele demasiado despedirte. Donde quiera que estes ve informándote de las tascas buenas para cuando nos toque subir. Hasta siempre Fer. Aquí un amigo.