sábado, 27 de abril de 2013

PALOMA

Esta semana llegaste al mundo. Eres nacida de mi compadre y de su Mujer, mi amiga de la que tomaste el nombre. Y tuvieron a bien tus padres de nombrarte así, como tu madre y tu abuela. Por la Patrona de Madrid. Aunque para tu padre y para mi hay otra Paloma, Blanca, que vuela en nuestros corazones cada primavera. Aquí este humilde agrupador de palabras se le encoge el alma de pensar que mi compadre ya es padre. La alegria llena mi pensamiento. Ahora ya es tarde. Es probable que tu estes dormida y tus padres esten contando las horas para volver a darte de comer. Desde aqui te mandamos un beso el compadre de tu padre y su mujer. Descansa tranquila que somos muchos los que velamos tu sueño.

lunes, 22 de abril de 2013

SOMBRAS COFRADES

Sin más dos sombras y una historia...

miércoles, 3 de abril de 2013

EN LA PENUMBRA

En la penumbra, te fuiste como llegaste. Desapareciste una mañana de primavera, cuando estabas recien llegada. Cambiaste nuestras vidas un año más y te fuiste calle abajo; mientras más de uno aun tarareabamos una marcha. La ciudad se adueñó de ti y tu de Ella. Así sin más. Poco a poco fueron desapareciendo tus rastros y todo volvió a la normalidad, salvo nuestra alma que pasó otra vez por ti, mientras crecías en la penumbra de una iglesia...

martes, 2 de abril de 2013

AUSENCIA DE BARATILLO

(Escrito el miércoles santo). Hoy daban igual los radares, Indiana y hasta el anticiclon...hoy no he tenido Baratillo. Los hombres a veces nos ponemos metas y aspiramos a ser felices. Cada uno como buenamente puede. Yo decidí hacer una ofrenda y me la aceptaron. Me tocaba cumplir. Buscaba el consuelo en las fotos, en rincones q nunca habí­a pisado. La prorroga de Baratillo llegaba con el Carmen por la Alameda. Miraba mis calcetines, eran marrones, no negros, y estaban dentro de mis zapatos y sin marchar de albero. El nudo de la garganta comenzaba a apretarse. Era demasiado extraño, ver aquellos nazarenos rojos brillantes que sólo había visto en fotos. Transcurrían las horas, ahora estaría en el Santo Angel, ahora la Campana. Tenía que llorar y lloré. Poco antes de que mi Caridad llegara a la Campana. Por la Avenida les llegó la lluvia y volvimos para casa antes de que mi cofradía se cruzara en mi camino. Ofrenda cumplida ojalá el año que viene pueda acompañaros...